¿Te reconoces en el típico gesto de acercarte mucho algo a la cara para poder leerlo? Entonces puede que se trate de los primeros signos de presbicia o vista cansada. Si en otras publicaciones del blog repasamos los requisitos a la hora de comprar gafas de sol graduadas en Madrid, en este post nos ocupamos de los datos relativos a esta alteración visual y vemos cómo corregirla.

El 90% de las personas de más de 45 años padecen esta anomalía visual. La causa principal es el envejecimiento del ojo, proceso natural asociado a la edad.

Síntomas principales

  • Dificultad para enfocar objetos cercanos: por ejemplo, al intentar leer libros o letras pequeñas haciendo necesario alejar y acercar el objeto para intentar verlo mejor.
  • Necesidad de iluminación: si percibes que antes podías leer con normalidad en espacios con poca luz pero ahora te hace falta cada vez más iluminación, puede ser otra señal de alerta para que te pases por Óptica Rola a que te revisemos la vista.
  • Problemas con la lectura: si por ejemplo tienes la sensación de que las letras se amontonan.
  • Las tareas cotidianas se hacen más difíciles: por ejemplo, conducir o escribir. Labores para las que una persona con presbicia tendrá que hacer cada vez más esfuerzo.
  • Fatiga ocular.
  • Dolor de cabeza: el esfuerzo visual puede llegar a provocar dolores de cabeza que van apareciendo cada vez con más frecuencia.

¿Por qué aparece la vista cansada?

Como decimos, la presbicia o vista cansada es el efecto del paso del tiempo en el ojo. En concreto, el cristalino, la lente natural del ojo, los ligamentos y los músculos que lo envuelven, van perdiendo flexibilidad. Al estar más rígidos, al cristalino le cuesta más enfocar como antes.

Se puede corregir

Para la presbicia o vista cansada disponemos de las siguientes opciones de cristales:

  • Si a la vista cansada no se le suma ninguna otra alteración visual como miopía o hipermetropía, hay unas gafas específicas para la lectura o las tareas que requieran un mayor esfuerzo visual… las popularmente conocidas como “gafas de cerca”.
  • Otra opción son las lentes bifocales, las que combinan dos tipos de cristal en una misma lente. Es decir, no hay una visión total en la zona intermedia porque la zona inferior es para ver de cerca y la superior para lejos. De todos modos, este es un tipo de gafas que cada vez se usa menos.
  • Las gafas con lentes progresivas son las más usadas para corregir la vista cansada si se padece además miopía o hipermetropía. No dividen la lente y son más estéticas y cómodas.
  • En el caso de las lentillas, las hay multifocales para corregir vista cansada o de visión combinada. Estas últimas corrigen un ojo para ver a más distancia y otro para ver de cerca.

Si te ves representado en alguno de los síntomas que acabamos de repasar, te aconsejamos que vengas cuanto antes a nuestra óptica para hacer las pruebas necesarias y confirmar el diagnóstico.

Abrir chat