Si has dado el paso de empezar a usar lentillas, seguro que te asaltan algunas dudas acerca de su uso. Como centro especializado en lentes de contacto progresivas en Madrid queremos aprovechar este post del blog para repasar una serie de consejos de manejo, uso y mantenimiento que los principiantes han de tener muy presentes. 

Lo primero que tenemos que tener claro es que los ojos van a necesitar un tiempo para adaptarse, más o menos escaso dependiendo de cada persona. Hay que determinar si la persona interesada es apta para usar lentes de contacto. Es algo que debe decidir siempre un profesional en contactología debidamente colegiado como es nuestro caso, integrantes del equipo de Óptica Rola. El paciente se someterá a un completo examen visual para poder conocer la graduación exacta que necesita.

Recuerda que normalmente la graduación, en la mayoría de los casos, será distinta en las lentes de contacto que en las gafas. Haremos además una serie de pruebas de detección y otras de prevención. También hay que examinar la córnea y el sistema visual de cara a descartar posibles problemas que pudiera agravar el uso de lentes de contacto.

Este estudio previo del que hablamos es clave para definir, además del material, la geometría, la duración, el diámetro y la graduación de tus lentillas. Además tenemos un gabinete con la última tecnología que nos hace poder adaptar completamente a medida y en el 100% de los pacientes, siempre que el ojo lo permita.

Además, ven a nuestro centro a someterte a revisiones anuales. Entre otras cosas, nos aseguraremos de que estás haciendo un uso adecuado de las lentillas. Tanto si se trata de lentillas blandas diarias desechables, como blandas mensuales o anuales (blandas o permeables) es importante que sigas estas instrucciones de limpieza, aclarado, desinfección y conservación:

1.- El lavado y aclarado de las lentes de contacto es esencial para evitar la acumulación de residuos. Límpialas inmediatamente después de extraerlas y antes de desinfectarlas, excepto en las diarias desechables que se tiran directamente. Ten en cuenta que los gérmenes sólo podrán ser eliminados mediante la limpieza, el aclarado y la desinfección. Lava tus manos con agua y jabón neutro antes de manipular las lentillas. No utilices cosméticos a base de aceite, jabones que contengan crema, lociones o cremas antes de cogerlas.

2.- Si usas maquillaje, coloca las lentillas antes de aplicar cualquier producto. De todos modos, los cosméticos a base de agua provocan menos daños en las lentillas que los productos a base de aceite. En nuestro centro tenemos productos de maquillaje para los ojos hipoalergénicos.

3.- Asegúrate de que la botella con el líquido conservador esté bien cerrada después de cada uso y que la abertura no entre en contacto con otras superficies. No utilices gotas humectantes para conservar las lentes y mucho menos, aunque no te quede otro remedio, agua del grifo, ni siquiera para aclararlas. No te introduzcas nunca las lentillas en la boca ni utilices líquidos no recomendados para su lubricación o humectación.

4.- Coloca cada lente en el compartimento correspondiente del estuche portalentes y cerciórate de que están totalmente sumergidas en la solución. Ten en cuenta que las lentes tienen fecha de caducidad y que, si no las utilizas durante un largo periodo de tiempo, puede que se sequen o estén quebradizas.

5.- Otro consejo importante es no reutilizar nunca el líquido del estuche portalentes. Para que no termine por convertirse en una fuente de bacterias, después de su uso acuérdate de vaciarlo, lavarlo y aclararlo con una solución estéril. Reemplázalo cada mes, en casi todos los líquidos viene incluido ya un estuche.”

Abrir chat